¿Cuál es el escenario en el que se mueve el IoT?

¿Alguna vez te has preguntado por qué lo que llamamos el Internet de las Cosas (IoT) tiene ese nombre? Sí, comparte muchas similitudes con Internet pero no son lo mismo, tienen sus diferencias. Vamos a hablar de ello.

La principal diferencia está en la naturaleza de los nodos conectados. Los dispositivos de IoT pueden ser inteligentes pero tienen poco poder de computación propio, no son operados directamente por humanos y depende totalmente de conexiones en red para poder funcionar.

Además de estas puntualizaciones, estos dispositivos no funcionan a través de procesos por lotes, sino que envían alertas y datos cuando ocurre algo en tiempo real que les hace comenzar la comunicación entre ellos. Y es que estas redes dinámicas necesitan una infraestructura fluida, extensible y definida por software.

Cada vez habrá más dispositivos en el mercado, y con ello aumentará el número de nodos existentes. Para mantenerse al día en este entorno con explosión de dispositivos y datos de IoT la fiabilidad y la capacidad de respuesta de la red es fundamental. Porque si los datos no pueden transmitirse a las velocidades y confiabilidad más altas, las funciones básicas de muchos productos IoT como dispositivos médicos, alarmas de humo o cámaras de seguridad, se verán comprometidas.

El rol de la automatización, la inteligencia artificial (AI) y el aprendizaje automático (ML) no termina con la operatividad del dispositivo. Lo siguiente es el análisis (extracción de datos en tiempo real para tendencias, patrones y perspectivas), seguido de toma de decisiones y casos de uso extendido (inteligencia para actuar sobre los datos recopilados y analizados o para compartir y vender para su uso adicional sistemas).

Vamos a poner un ejemplo de lo anterior. Si se produce un incendio en una oficina fuera de horario, la señal de alarma debe llegar a los bomberos pero además el sistema debe ser lo suficientemente inteligente como para verificar la actividad de alarma y enviar el datos correlacionados a los bomberos para que puedan enviar suficiente equipo y personal. Y, por supuesto, todo esto tiene que suceder en tiempo real y sin demora alguna.

Por otro lado, al configurar la lógica para cualquier paso en la red IoT, los controles inteligentes tendrán que ser dinámicos, programables y accesibles. Es decir, que las empresas deben empezar con la gestión inteligente del tráfico de red global. Y es que si no se invierte en AI los beneficios que se pierden son la mejora de la productividad, la reducción de costes y oportunidades de negocios con clientes que necesitan que sus servicios estén habilitados para IoT.

En definitiva, el flujo de datos en red es un elemento esencial si vamos a aplicar estas tecnologías. Y para ello es fundamental contar con un partner como Citrix, ya que ayuda a las empresas a que las redes necesarias para beneficiarse del IoT formen parte de una infraestructura fluida y de calidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s