Innovación: la delgada línea entre diferenciarse y desaparecer

Somos asiduos a los Think Tank de DIR&GE. En esta ocasión, se trataba de destacar el papel de la innovación como elemento clave de las empresas. Un aspecto que puede decantar que la empresa compita en el mercado diferenciándose de las demás, o bien que desaparezca del mismo sin dejar huella.

Y es que la innovación es, tal y como están los tiempos, esencial para las empresas. Hasta tal punto de que, si se apuesta por ella, la recompensa es la diferenciación: una manera de distinguirse de la competencia dentro del mercado. Y eso supone más negocio, conocer nuevos clientes, etc. En el caso de no apostar por ella, la empresa estará abocada a la desaparición en no demasiado tiempo.

Y eso fue lo que se trató en el Think Tank organizado por DIR&GE el pasado 22 de febrero. Un evento que contó con la participación de nuestro director de Canal, Manuel de Dios, entre otros participantes, y que dejó clara una evidencia: la innovación ya no es una opción.

Más bien, como señalaron los ponentes invitados, se trata de un factor clave de la competitividad empresarial. Lo que contrasta con la poca -por no decir escasa- inversión que las empresas españolas realizan en innovación: entre el 1 y el 5% de sus ingresos, según un informe de PwC.

¿Solución? Que la innovación forme parte del ADN de las empresas, de su cultura corporativa. Y eso implica saber transmitir bien el mensaje, pues como cree Manuel de Dios, director de Canal de Citrix Iberia, “hay, de base, una aversión muy humana al cambio y, por tanto, a la innovación. ¿Cómo se cambia eso en una compañía? En la empresa el cambio es inherente, pero con el tiempo la velocidad del cambio se ha incrementado, y a día de hoy la innovación tecnológica va mucho más rápido que las personas. En muchas ocasiones, los profesionales que tienen la visión de la tecnología no saben cuáles son los objetivos y realidades del negocio, y viceversa”.

¿Un consejo? Perder el miedo al error, pues éste es inherente al éxito: para triunfar primero hay que fallar. Y eso supone arriesgarse. Y quienes primero tienen que hacerlo son los directivos de las empresas. Pues, si bien “Innovar es en ocasiones algo incómodo por la complejidad o el desconocimiento, es enriquecedor contar con el apoyo de profesionales externos que aporten otras visiones y experiencias”, admitió Rafael Juan González, director de Innovación y Proyectos Internacionales de ALSA, otro de los ponentes invitados a este Think Tank de DIR&GE.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s