El origen comunista de la telefonía móvil

Está tan globalizada que alcanza cualquier rincón del mundo, por recóndito que sea. Es la telefonía móvil, responsable, entre otras muchas cosas, de que nuestra forma de trabajar haya cambiado. Sin embargo, lo que pocos conocen es su origen comunista. Sí, sí, tal cual.

Para ambientar este relato bien valdría una banda sonora compuesta por Basil Poleduoris, mismamente, que es americano y de familia griega y al que no se le da mal recrear escenas de películas que tienen como protagonista a la extinta Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, URSS. Porque viene que ni pintada para hablar del origen comunista de la telefonía móvil. Sí, comunista. Has leído bien.

Si bien casi todo el mundo sabe que el primer teléfono móvil de la historia fue inventado por Motorola allá por el año 1973, Leonid Ivanovich Kupriyanovich fue un ruso -imposible negarlo con ese nombre- para el que en su país reclaman  un lugar en la historia por inventar y desarrollar muchos aparatos. Entre ellos, un curioso aparato walkie-talkie capaz de establecer conexiones de hasta 1,2 kilómetros de distancia. Ivanovich siguió perfeccionando su invento a la vez que trabajaba en el desarrollo de otro dispositivo no menos revolucionario: un teléfono portátil. Lo que concibió en 1957: lo llamó LK-1, usaba ondas de radio y tenía un alcance de veinte a treinta kilómetros de distancia con una batería que aseguraba la misma cifra en horas de duración.

Primer teléfono móvil historia URSS Leonid Ivanovich Kupriyanovich
Foto cortesía Cultura Proletaria

Tras recibir todo tipo de parabienes y apariciones en la más famosa revista sobre tecnología que se editaba en la URSS, la Nauza i Jizn -Ciencia y vida-, Ivanovich redujo el tamaño de su invento para que pudiera caber en un bolsillo. Y lo consiguió con un dispositivo del tamaño aproximado de un paquete de tabaco y que permitía establecer conexiones y también recibirlas de teléfonos residenciales y cabinas telefónicas. Lo mismo que un móvil en la actualidad. Hasta que en 1963 comenzó a comercializarse el Altay, un dispositivo de telefonía móvil que permitía realizar llamadas y que no tardó en usarse en las grandes ciudades de la URSS… o al menos eso se asegura.

Cosas de la historia. Que es así de divertida 😉

FUENTE: Cultura proletaria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s