El Smartworking no termina de arrancar en España

El Smartworking no acaba de arrancar en España. Una evolución del teletrabajo que se caracteriza por facilitar aún más la vida laboral y personal del trabajador y, además, por orientar la estrategia de la empresa hacia un nuevo enfoque basado en objetivos. Pero nada. Ni por ésas. ¿Qué falla? Lo analizamos a un golpe de clic.

Nada, que el Smartworking no termina de arrancar. Y mira que será por las facilidades que ofrece tanto al trabajador como a la empresa. Pues, a diferencia del teletrabajo, que queda constreñido a las paredes de tu casa, el Smartworking convierte cualquier lugar del mundo en tu oficina, ya sea una cafetería, un restaurante, el asiento de un banco o la esquina de un centro comercial. ¿Quién gana con esta iniciativa? El trabajador y la empresa.

virtualización blog virtualizandoconcitrix.wordpress.comLa empresa porque reduce costes, y el trabajador porque dispone de una mayor libertad para establecer el horario de trabajo y repartirse la jornada laboral según sus necesidades. En un caso y otro la productividad es la gran beneficiada ya que el sistema de trabajo queda definido en una serie de objetivos. Lo que importa es su consecución, y el Smartworking se presenta como una ocasión ideal para aunar los deseos de empresa y trabajador.

Sólo hay que echar un vistazo a nuestro alrededor para darnos cuenta de que en otros países ya se han tomado en serio esto del Smartworking. Sin ir más lejos, en Italia o Reino Unido se han registrado iniciativas con el objetivo de establecer una cierta regulación en torno a esta tendencia. Aquí, mientras, se sigue discutiendo qué se hace con ella. Algunos expertos creen que lo mejor sería establecer un marco como guía antes de su implantación. Otros, directamente, lo califican como parte de la cultura tecnológica que debe adquirir toda empresa que quiera competir en un mercado cada vez más tecnológico. O lo que es lo mismo: sin cultura tecnológica no hay Smartworking que valga.

Ahora, ¿por qué no arranca? ¿A qué se debe? Si todavía hay empresas que no ven con buenos ojos el teletrabajo, como para hablarles del Smartworking. Aducen factores como la distracción del trabajador, su posible aislamiento, la dificultad de que así se pueda desarrollar una cultura corporativa en condiciones… El presencialismo, que tanto daño hace a la cultura de trabajo de este país y que se aísla de las nuevas tendencias que ya dominan el mercado. Y cuanto más se retrase su implantación, peor. Ya lo avisamos 😦

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s