Vivir y trabajar en el planeta sueco

Siempre que se quiere resaltar algún aspecto de la política, educación o sociedad se recurre a los países escandinavos. Y es lógico. Pongamos por caso Suecia. El trabajo, sin ir más lejos. Ejemplos que hablan de conciliación laboral y profesional con sólo una condición: hacer bien la tarea encomendada. Punto.

Diferencias. Ya sea por el tipo de cultura o la manera de ver la vida, pero son sustanciales diferencias las que nos separan como sociedad de, por ejemplo, las nórdicas. Sin ir más lejos, Suecia, ese referente que siempre aparece en los primeros lugares de todo en la encuestas : calidad de vida, educación, trabajo… Sí, trabajo. Maneras de desempeñar las tareas del día a día que permiten conciliar vida personal y profesional sin ningún tipo de problema.

conciliación vida laboral y profesionalblog virtualizandoconcitrix.wordpress.com El ejemplo puede ser Tobías Holmqvist, que puede tomarse toda la calma del mundo antes de marcharse de casa, consolar a su hijo, que no quiere separarse de él, y acudir a su puesto de trabajo sin prisa. A su jefe lo mismo le da que le da lo mismo mientras Tobías haga bien su trabajo. Y no creas que Tobías se toca las narices: su horario es de cuarenta horas a la semana y cincuenta si tiene mucha carga de trabajo, pero su horario es completamente flexible. Por eso adapta su jornada según la necesidad y puede disfrutar de su hijo por las tardes.

Y sí, Tobías trabaja, repetimos: entre treinta y treinta y cinco horas a la semana sólo en la oficina; el resto, en casa. Incluso por la noche, si es que tiene asuntos pendientes que terminar. Eso le permite prescindir de acudir a la oficina si no es estrictamente necesario o en caso de reunión. Más aún cuando los coches de empresa son una rara dádiva con la que los trabajadores se ven recompensados o como atractivo que les hace decantarse por un empleo u otro.

GoToMeeting1 blog virtualizandoconcitrix.wordpress.comComparado con España, un paraíso. Cuando se le pregunta por la cultura española de calentar la silla, contesta sin tapujos que eso supone una pérdida importante de eficiencia ya que, haga lo que se haga, el trabajador se tiene que quedar igual de manera obligada. Y más cuando existe la tecnología que evita el presencialismo y permite realizar las tareas desde cualquier lugar sin necesidad de estar en la oficina.

Y sí, en todas partes cuecen habas y en Suecia también hay de todo, como en la viña el señor, pero como termina diciendo Tobías, el sistema instaurado en Suecia funciona por voluntad política, con una fuerte inversión del estado y una cultura que sitúa a las personas y sus circunstancias por encima de su papel de trabajadores. Y también que contratar a un cuidador para los niños o que se encargue, por ejemplo, de recogerlos a la salida del colegio es, sencillamente, prohibitivo.

Cultura social y voluntad política. Ahí queda eso.

FUENTE: El país

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s