Calentar la silla no es nada productivo

Cambian los tiempos y las maneras de trabajar. Salvo en España. Lo que es habitual en otros países europeos aquí sigue siendo una anécdota. Un ejemplo es la jornada laboral. Cuando acaba, acaba, y no hay porqué fingir sentado en la silla cuando lo único que se está haciendo es calentarla. Y calentarla no es nada productivo.

Sea por idiosincrasia o por manera de ver las cosas, en Europa está mal visto calentar la silla de trabajo porque sí. De hecho, una vez pasan las cinco de la tarde, quien aún está trabajando es porque tiene importantes razones para hacerlo. Si no, esa persona es vista con malos ojos o se murmura acerca de ella. Todo lo contrario de lo que sucede aquí, donde se premia el presentismo y se penaliza otras formas de trabajo o maneras de conciliar la vida laboral y la personal.

calentar la silla no es productivo blog virtualizando con Citrix

Lo peor de todo esto es que las políticas de flexibilidad y conciliación o el teletrabajo están ya aceptados por un buen número de empresas de este país. Pero no se cumplen. Y existen muchas razones para dar una vuelta al tradicional horario español para adaptarlo a las necesidades actuales de los trabajadores:

  • Flexibilizar el acceso y salida del trabajo con unas franjas horarias que permitan al trabajador adaptarse a ella según sus necesidades del momento o del día.
  • Acortar los tiempos muertos innecesarios, como el de la comida, que se alarga sin sentido alguno cuando se podría racionalizar para conseguir que el trabajador saliera antes de trabajar.
  • Adaptar los horarios de trabajo a las condiciones climatológicas de cada estación, de tal manera que, en invierno, por ejemplo, la salida cuando la luz disminuye se traduce en un mayor tiempo libre para el trabajador y en un ahorro de energía para la empresa.

Sólo estas tres razones expuestas permiten aumentar la productividad del trabajador entre un 11 y un 15%, además de reducir gastos como los expuestos con anterioridad. El resultado es una persona más motivada y comprometida con su empresa a los que se trata de hacer la vida más fácil. Pues como bien dijo Napoleón: “un soldado motivado vale por tres”.

FUENTE: El País

2 Replies to “Calentar la silla no es nada productivo”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s