Nuevos tiempos, nuevas maneras de trabajar

El modelo de trabajo está cambiando, y ahora importa tanto la productividad como el dónde, cuándo y cómo se trabaja. La flexibilidad se alía con la conciliación familiar y laboral para que los tiempos ni las distancias sean una barrera. Las estructuras cambian y la manera de trabajar, también.

Si miramos atrás, ¿qué vemos? Hileras de mesas, trabajadores mirando sus pantallas, algunos ojeando papales, otros levantando la vista para ver la hora… Y una desbandada general en cuanto llegaba el momento de la salida. ¿Y ahora? Las mismas hileras aunque con menos mesas, y se mira tanto al reloj. ¿Diferencia? El trabajo es el mismo, lo que cambia es la manera de hacerlo. Y las empresas se están dando cuenta de ello.

Flexibilidad laboral blog virtualizando con citrix

Es más, si profundizamos en la manera de trabajar que imperaba hasta hace unos meses, nos encontramos con un modelo muy jerarquizado y mecánico, en el que todas las funciones estaban definidas, delimitadas y limitadas. Tal que así:

  • Se limitaba la colaboración, de tal manera que la información pasaba por pocas manos, las autorizadas, y cada departamento poseía la suya y limitaba su acceso al resto de departamentos.
  • Productividad limitada: la automatización de los procesos deriva en la necesidad de que el trabajador haga más por menos. Y a la larga, esto no se sostiene.
  • Talento desaprovechado: el descuido o falta de interés por la formación del empleado no se centra en la educación que requiere para formarse, y eso hace que su talento se desaproveche o se pierda.

¿Qué ocurre ahora? La manera de trabajar cambia, así como la forma de enfrentarnos al proceso de afrontar de qué manera de va a realizar ese trabajo, en qué momento y cuándo. Y las empresas lo notan. Las hileras de mesas se han reducido y gran parte de ellas están vacías; los trabajadores disponen de medios tecnológicos para solventar sus tareas donde les coja la jornada, y ellos mismos se la organizan de tal manera que la productividad nunca se resienta. Y la empresa también nota cambios en lo que a su estructura se refiere:

  • La estructura es nueva, son plenas y abiertas y nunca una sustituye a otra sino que se solapan.
  • Los modelos de gestión cambian, de tal forma que en la toma de decisiones participan trabajadores y mandos gracias a una estructura informal y nada rígida.
  • Nuevo modelo de colaboración, más flexible y de participación e intercambio de información y datos entre los distintos departamentos de la empresa.
  • Gestión del talento: el talento no se desperdicia, se aprovecha. Incluso se le conceden facilidades de conciliación laboral y familiar si las necesita para mantenerlo dentro de la estructura de la empresa.

Y esto es posible gracias a la tecnología, al uso de soluciones que permiten el desempeño del trabajo sin importar el lugar, el momento y la hora, y con unas pautas establecidas de antemano que aseguran la productividad, el rendimiento y la eficacia. Un modelo en el que todos ganan: empresa y empleados.

Y esto no ha hecho más que comenzar…

FUENTE: Fernando Maldonado y elaboración propia

2 Replies to “Nuevos tiempos, nuevas maneras de trabajar”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s