Trabajar desde casa, ¿por qué no?

El dato es escaso, pero invita al optimismo: al menos el 27% del personal de las empresas españolas ya disfruta de media jornada fuera de la oficina, y la tendencia aumenta. Mejores comunicaciones móviles y la tecnología de la nube sirven de acicate para subirse al teletrabajo, una estrategia que aún tiene mucho que decir en el mundo laboral.

¿Por qué cada vez más empresas se deciden a dar el paso y apostar por el teletrabajo? La razón es sencilla: el ahorro de costes. Si no estás presente en la oficina no gastas luz, no usas material tan habitual como folios, grapas…  Y si no eres el único que ha decidido teletrabajar, hasta puede que tu empresa decida el traslado a una oficina más pequeña, con lo que eso supone en cuanto a pagar menos de alquiler por ella.

conciliacion vida laboral y familiar blog virtualizandoconcitrix.wordpress.comEl teletrabajo es beneficioso para la empresa por muchos motivos: a las pymes, muy especialmente, les permite retener a aquellos trabajadores que por sus condiciones personales estuvieran pensando en marcharse a otra, y esa flexibilidad es un acicate para seguir contando con ellas; y también hace la vida más fácil a los empleados que nunca se adaptan al trabajo en equipo, pero que en solitario rinden de una manera inmejorable

¿Qué se necesita? Ganas de dar el paso, y como es lógico una inversión para adaptar el equipamiento informático a la nueva forma de trabajar: una red que conecte la oficina con tu casa, programas y soluciones que te mantengan conectado con ella y con el resto de compañeros, etc. El resto ya es cosa tuya.

Pero antes, y para que saques todo el provecho de esta tendencia tan beneficiosa tanto para ti como para la empresa, ten en cuenta estas claves:

  • Mantén siempre una actitud profesional aunque trabajes en casa. Y eso implica, aparte de la vestimenta, cuidar el trato hacia clientes y colaboradores.
  • Reserva un espacio de trabajo para ti dentro de la casa de tal manera que tu vida profesional no afecte a la personal.
  • Sé constante y disciplinado, planifica tus tareas, los tiempos de descanso, pausas, etc.
  • Establece reuniones periódicas con tus compañeros de trabajo y colaboradores y tira siempre que puedas del teléfono en lugar del correo, que es más frío e impersonal.
  • Imponte un horario e intenta cumplirlo a rajatabla salvo que una urgencia te lo impida. Y cuando acabes de trabajar, desconecta. Tu cabeza te lo agradecerá. Y tu familia, también.

FUENTE: Diario Expansión y elaboración propia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s