El teletrabajo como valor añadido

El teletrabajo hay que entenderlo como un valor añadido que una empresa ofrece a sus trabajadores y nunca como una fórmula de escaqueo o a la que se le tiene más miedo que al diablo. Porque los datos no engañan: el teletrabajo aumenta la productividad del trabajador hasta en un 25%. No está nada mal, ¿verdad? Por eso hay que darle una oportunidad…

empresa móvil con CitrixRecientemente, Mónica de Oriol, presidenta del Círculo de Empresarios, protagonizó unas polémicas declaraciones en las que discriminaba a las mujeres en edad fértil a la hora de ser contratadas. Y no es la única; son muchas las referencias de otros empresarios, tanto a título individual como desde distintas organizaciones que los agrupan, que echan pestes del teletrabajo, al que poco menos que califican de herramienta que fomenta el absentismo laboral. Y el error es craso, por no decir otra cosa. La cifra habla por sí sola: el teletrabajo aumenta la productividad de los empleados de una empresa hasta en un 25%. Y no es creíble que un organismo oficial como el INE quiera inventar datos…

Porque la cifra realmente sangrante es que sólo el 22% de las empresas españolas ―es decir, casi 1 de cada 5― cuenta ya con programas de teletrabajo insertos en sus dinámicas de trabajo. ¿Y las demás? Esa es la pregunta. Sobre todo si resaltamos algunos de los beneficios que ofrece:

  • El ahorro de costes, especialmente en lo que a instalaciones se refiere así como en el uso de materiales y dispositivos de la oficina ―ordenadores, impresoras, faxes, agua, calefacción…―. Todo un suma y sigue que al acabar el mes se puede traducir en un importante cantidad de dinero que la empresa no tiene que desembolsar sino que se mantiene en sus cuentas.
  • Un control exhaustivo y continuo del trabajo de los empleados, como si estuvieran en la misma oficina, gracias a distintas tecnologías que así lo permiten.
  • Flexibilidad horaria, de tal manera que los trabajadores pueden aprovechar ciertos momentos muertos del día ―los atascos de la mañana, la sala de espera del médico, mientras aguardan la llegada del metro, tren o autobús― para sacar adelante ciertas tareas que, de otra manera, requerirían más tiempo o quedaría relegadas o incluso olvidadas.

Y lo más importante, que a fuerza de repetirlo suele calar, el teletrabajo aumenta la productividad del empleado entre un 5 y un 25%.

Y eso sí que no está nada mal. Pero que nada mal.

One Reply to “El teletrabajo como valor añadido”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s